El viaje y las metas

El viaje y las metas

Los emigrantes italianos se han dispersado "a los cuatro vientos".Han alcanzado, en cantidad variable, todos los países del mundo. Desde 1876 (año en el cual se comenzó a contar los expatriados) y por un siglo: más de diez millones partieron desde el Sud y de las islas, cinco millones del Centro y medio del Nor-Este, cinco millones del Nor-Oeste.

En su mayoría eran originarios del Veneto, de la Campania, de la Sicilia, de la Lombardia, del Piemonte y de la Calabria. Los países que han acogido el mayor número fueron: Estados Unidos de América ( cerca de seis millones), Francia (cuatro millones y medio), Suiza (cerca de cuatro millones), Argentina (cerca de tres millones), Alemania (cerca de dos millones y medio), Brasil (un millón y medio) y Canadá (más de medio millón).

Para el emigrante vale un dicho siciliano: E unni agghiorna agghiorna.Así lo explica Leonardo Sciascia (in "Ojo de cabra". ps.68-69): "Y donde será día será día. Pero es un 'donde' que vale también 'cuando' y con un matiz de 'si'. Si, cuando y donde será día, será día. Se dice al tomar una decisión que comporta riesgos: como la de un camino iniciado en la oscuridad de la noche, con la inseguridad de alcanzar una meta; y se verá al salir el día donde hemos llegado, cual lugar y suerte, nos fueron asignados". Frase que desde al menos un siglo confirma - fingiendo indiferencia, chistosamente: pero con íntima congoja- las decisiones, numerosas a millares, de emigrar.