Inmigrantes hoy

De nuevo en camino

Después de la segunda guerra mundial los italianos han vuelto a partir, con la ayuda de acuerdos interestatales – brazos e inteligencias a cambio de materias primas – hacia los países de Europa y hacia Argentina y Australia.

Pagan todavía un pesado peaje: en Marcinelle, Bélgica, en agosto de 1956, por ejemplo, una tragedia en una mina tuvo 237 víctimas, 139 de las cuales italianas.

El flujo se detiene en los años Setenta. El Ministerio de los asuntos exteriores ha calculado que, en 1994, el número de los oriundos italianos en el mundo contaba más de 58 millones: otra Italia fuera de Italia.